#Torino y Gulf

Todo sueño tiene un inicio

Creció con el anhelo de que algún día podría comprar uno. A los 18 años un anunció le alegró la vida, pues alguien vendía el auto que tanto había buscado. Fue un 6 de octubre de 2016 la cita para mostrárselo, antes de observar el vehículo, Héctor Argiró ya había decidió que lo compraría pasara lo que pasara.

La maquina pasó por un proceso de restauración casi tres años. Fue una noche de copas, cuando uno de sus amigos le preguntó “¿Cómo anda Balboa?”, lo que causó extrañeza en el cartógrafo viajero, sin embargo, el nombre le agrado para su Torino y desde entonces fue bautizado así.

Ahora Héctor y “Balboa” recorren kilómetros por América con el sueño de llegar a Alaska.




torino en México