#Torino y Gulf

No tomar alcohol hasta llegar al destino

Tras arrancar hacia un nuevo destino, en un abrir y cerrar de ojos, o mejor dicho en un enfoque y desenfoque de, aproximadamente, tres horas, el camarógrafo viajero, Héctor Argio, llegó a las tierras que albergan a la maravilla mundial, Chichén Itzá.

Luego de cruzar un mar de gente, vendedores de “artesanías en serie” y soportar el intenso calor, además de pasar varios retenes policiales, llegó a la ciudad de Mérida en el estado de Yucatan.

Con rumbo hacia un Autozone y conduciendo sobre la autopista, conoció a Manuel y Alondra, una pareja que le brindaría un lugar para hospedaje las siguientes noches; sin embargo, él no aceptó ya que debía esperar a sus contactos de Mérida.

Desafortunadamente, los contactos que tenía se derrumbaron como un castillo de naipes. Situación que lo hizo pensar, ¿dónde pasaría la noche?; para aclarar sus pensamientos, Héctor decidió acudir a una tienda de conveniencia donde, con solo dos dólares, esperaba comprar un mini almuerzo, además de “tentarse con una latita de cerveza” a modo de premio por la larga y calurosa travesía, pero la cajera le informó que los domingos no se vendía alcohol pasada las diecisiete horas, hecho que aseguró, le causó tristeza.

Como por acto de suerte, el camarógrafo viajero halló posada con Manuel y Alondra quienes reiteraron su invitación, además de ofrecerle una cena y, sin dudar, aceptó.

Tras viajar por la autopista unos 15 kms, aproximadamente, el GPS del celular le indicó que sobre una curva había embotellamiento por accidente o control policial, -adivinen- control policial. Llegado su turno, los oficiales se presentaron cordialmente, le elogiaron el auto y le informaron que se trataba de un control de alcoholemia.

En ese momento la ‘tristeza’ que sintió –por la cervecita-, se transformó en felicidad. -Test negativo, pudo continuar.

Manuel y una pareja amiga lo esperaron con unas ricas pizzas. Cenaron, contó historias, y le tocó dormir en el auto en un punto de Ioverlander.

Conclusión. “Debo seguir con mi conducta de no tomar alcohol hasta llegar al lugar que tengo la certeza donde voy a descansar”.

 




torino en México